Enfermedad de Crohn (Causas, Síntomas, Tratamientos y Remedios)

La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica (de desarrollo lento, largo plazo), que provoca la inflamación del tracto digestivo. Puede afectar cualquier parte del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano, pero por lo general implica la parte final del intestino delgado, el comienzo del intestino grueso (ciego) y el área alrededor del ano. La inflamación causa síntomas incómodos y puede producir graves daños en el tracto digestivo.

La enfermedad a veces se conoce como enteritis o ileítis regional. Esta y otra condición similar, llamada colitis ulcerosa, se denominan juntas como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Ambas se caracterizan por sus brotes y remisiones impredecibles.

La inflamación en la enfermedad de Crohn normalmente comienza en una o más áreas de la mucosa que recubre el interior de los intestinos. Luego puede invadir los tejidos más profundos de la pared intestinal y propagarse, involucrando a otras áreas del intestino. En las zonas de inflamación más intensa pueden formarse úlceras. Estas pueden propagarse y llegar a ser muy grandes, pero generalmente están separadas por áreas de tejido relativamente sano con poca o ninguna inflamación.

El revestimiento de la mucosa intestinal en la enfermedad de Crohn a menudo es descrito como una calle de adoquines, con zonas de ulceración separadas por zonas estrechas de tejido sano.

El daño en la pared intestinal causado por la inflamación puede derivar en varios síntomas y complicaciones:

  • Cuando la inflamación daña el revestimiento del intestino, este no puede absorber los nutrientes, el agua y las grasas de los alimentos que se consumen. Esto es lo que se conoce como malabsorción y puede resultar en desnutrición, deshidratación, deficiencia de vitaminas y minerales, así como la formación de cálculos biliares y cálculos renales.
  • A medida que la inflamación invade los tejidos intestinales con mayor profundidad, la pared intestinal se vuelve más gruesa y por tanto se reduce el espacio a través del cual pasan los alimentos. El lumen intestinal puede llegar a ser tan estrecho que se obstruye y la comida no puede pasar en absoluto. Esta obstrucción suele ser intermitente, lo que significa que va y viene, puede mejorar con el tratamiento médico. Sin embargo, eventualmente la obstrucción puede convertirse en permanente a medida que cicatrizan los tejidos.
  • Si la inflamación en un área determinada se extiende a través de la pared intestinal, la zona inflamada puede pegarse a otros órganos y estructuras en el abdomen. Esto conduce a la formación de fístulas (conexiones anormales entre un órgano, vaso o entre el intestino y otra estructura) entre el intestino, órganos y estructuras en el abdomen.
  • La enfermedad de Crohn también puede causar problemas alrededor del ano. Por ejemplo pueden formarse pequeñas, pero dolorosas, grietas en la piel conocidas como fisuras anales. Las fístulas y abscesos también suelen ser muy dolorosos.
  • A veces se pueden desarrollar fístulas entre el intestino, otros órganos y estructuras que no están conectados normalmente, por ejemplo entre diferentes partes del intestino, la vejiga, la vagina o incluso la piel en el exterior del cuerpo. Esta es una complicación grave porque el contenido del intestino puede entrar en dichas áreas, causando infección y otros problemas.
  • La enfermedad de Crohn puede causar una variedad de condiciones inflamatorias relacionadas fuera del tracto digestivo. Los sitios más comunes son la piel, las articulaciones, la boca, los ojos, el hígado y las vías biliares.
  • Los niños con la enfermedad de Crohn pueden sufrir retraso en el desarrollo y crecimiento atrofiado.
  • La enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa) es una de las cinco enfermedades gastrointestinales más frecuentes. Es una condición crónica que requiere toda una vida de cuidado.

La enfermedad de Crohn es ligeramente más común en hombres que en mujeres. Puede ocurrir a cualquier edad, pero la mayoría de las personas recién diagnosticadas están en el rango de edad de 15 a 30 años. En ocasiones ha sido diagnosticada en personas de 60 a 80 años.

sistema-digestivo

Esta enfermedad puede ser debilitante, sin embargo con el tratamiento médico adecuado y otras medidas para reducir el malestar de los brotes, la mayoría de las personas son capaces de enfrentarla. Casi todos los pacientes pueden vivir una vida normal.

Sigue abundando en; Preguntas frecuentes sobre la enfermedad de Crohn y ¿Qué es la enfermedad de Crohn?

Causas de la enfermedad de Crohn

La causa exacta de la enfermedad de Crohn se desconoce todavía. Las teorías actuales sugieren que la genética, el medio ambiente, la dieta, ciertas anormalidades en los vasos sanguíneos o incluso factores psicosociales pueden causar la enfermedad.

Probablemente la teoría más popular es que la enfermedad de Crohn se desarrolla una vez que el sistema inmune reacciona exageradamente ante una infección, virus o bacteria y termina dañando por error a los tejidos sanos del cuerpo.

Además se plantea que la enfermedad tiene un factor hereditario. Las personas que la padecen pueden tener una predisposición hereditaria a la respuesta inmunológica anormal ante uno o más factores desencadenantes.

Más sobre esto en; El tabaquismo y la enfermedad de Crohn y Las bacterias y los virus asociados con la enfermedad de Crohn.

¿Qué sabes sobre la enfermedad de Crohn?

Realiza este cuestionario y aprende a tomar el control de tu condición.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es intermitente. Esto significa que la inflamación se produce sin previo aviso y luego desaparece con el tiempo. Es imposible predecir cuándo se producirá un brote, qué tiempo va a durar y cuándo va a repetirse.

La mayoría de los pacientes se sienten muy bien cuando la enfermedad no está activa, pero cuando surge un brote, se presentan síntomas muy molestos asociados con el daño inflamatorio en el tracto digestivo. Por ejemplo:

  • Diarreas que se intensifican y luego disminuyen. Las heces pueden contener moco, sangre o pus.
  • Dolor en el abdomen, en forma de cólicos o dolor constante, que se siente en la parte inferior derecha del abdomen o alrededor del ombligo. A menudo se alivia temporalmente después de tener una evacuación intestinal.
  • Distensión después de comer. Es un síntoma menos común y suele presentarse en casos de obstrucción intestinal.
  • Estreñimiento. Por lo general se ve en casos de obstrucción intestinal.
  • Dolor o sangrado con las deposiciones
  • Infección del tracto urinario o de la vagina. Esto sugiere una fístula en el tracto intestinal.

Los siguientes síntomas generales se producen en algunos, pero no es algo frecuente:

  • Fiebre de bajo grado
  • Pérdida de peso
  • Fatiga

Otros síntomas de la enfermedad de Crohn pueden atribuirse a las dolencias relacionadas que afectan a los conductos de la piel, las articulaciones, la boca, los ojos, el hígado y la bilis.

Más en; Los síntomas de la enfermedad de Crohn.

Diagnóstico de la enfermedad de Crohn

dolor abdominal

La enfermedad de Crohn puede ser difícil de diagnosticar porque los síntomas no son específicos, es decir, se producen con varios trastornos gastrointestinales. Para lograr un diagnóstico preciso generalmente se necesita una entrevista clínica detallada. El médico hace preguntas sobre los síntomas, otros problemas médicos que haya tenido en el pasado, cirugías previas, medicamentos que toma actualmente, antecedentes familiares, dieta, hábitos y estilo de vida. El paciente será examinado cuidadosamente para buscar signos físicos que podrían revelar el diagnóstico.

Uno de los exámenes más comunes son los análisis de sangre, cuyo propósito es detectar inflamación o deficiencias nutricionales. Por ejemplo:

  • Recuento de células sanguíneas: un conteo sanguíneo completo puede mostrar anomalías e indicar anemia o inflamación.
  • Los electrolitos: tener niveles bajos puede indicar problemas en la absorción de los nutrientes en el intestino.
  • Las proteínas (albúmina): un nivel bajo puede indicar problemas de absorción en el tracto digestivo.
  • La proteína C-reactiva y orosomucoide: estos son marcadores de inflamación y sus niveles se correlacionan con la forma activa de la enfermedad.
  • Velocidad de sedimentación globular: este es otro marcador de inflamación y actividad de la enfermedad.
  • Anticuerpos anticitoplasma de los neutrófilos: estas pruebas son útiles para diferenciar la enfermedad de Crohn de la colitis ulcerosa. Un resultado positivo para el antígeno p-ANCA y negativo para ASCA sugiere el diagnóstico de la colitis ulcerosa; un resultado positivo para ASCA y negativa para el antígeno p-ANCA sugiere la enfermedad de Crohn.

Por otra parte, se puede solicitar una muestra de heces para verificar si hay sangre o signos de inflamación e infección, incluyendo parásitos que puedan causar síntomas similares.

Otro de los métodos de diagnóstico son las pruebas de imagen con rayos X para detectar la extensión de la enfermedad y las complicaciones que puede haber desarrollado.

  • Estudios de contraste de bario: son muy útiles para definir la naturaleza, la distribución y la gravedad de la enfermedad.
  • Enema de bario: se realiza para observar si el colon y el recto están involucrados y en qué medida.
  • Enterografías CT y MR: son útiles para evaluar el grado de intervención del intestino delgado en la enfermedad de Crohn.
  • La ecografía es útil para evaluar las complicaciones fuera del intestino, como fístulas, abscesos o anormalidades en el hígado, las vías biliares y los riñones.
  • La endoscopia se utiliza para examinar el revestimiento del estómago, el intestino delgado o el colon y a menudo proporciona la mejor información sobre el grado de implicación debido a la enfermedad de Crohn. La endoscopia de la parte inferior del tracto digestivo se llama colonoscopia.

En ambos casos, el médico puede usar el endoscopio para tomar una biopsia. La biopsia es una pequeña muestra de tejido tomada de la mucosa del tracto digestivo con el propósito de examinarla bajo microscopio.

  • La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) es otro procedimiento endoscópico muy útil para el diagnóstico y tratamiento en pacientes que tienen la enfermedad de Crohn en el páncreas o el conducto biliar. En este caso la condición se llama colangitis esclerosante.

Más sobre el tema en; La enfermedad de Crohn en niños y adolescentes.

El tratamiento de la enfermedad de Crohn

Los objetivos del tratamiento en la enfermedad de Crohn son reducir la inflamación subyacente, aliviar los síntomas, prevenir las complicaciones y mantener una buena nutrición.

Los medicamentos utilizados para reducir la inflamación en la enfermedad de Crohn incluyen fármacos antiinflamatorios, corticosteroides, inmunosupresores, biológicos y antibióticos. Los más utilizados son:

  • Antiinflamatorios como la aspirina (mesalamina). Pueden reducir la inflamación y prevenir los brotes en pacientes con enfermedad de Crohn leve.
  • Corticosteroides para reducir la inflamación y suprimir el sistema inmune. Pueden ser utilizados solamente a corto plazo y están indicados para personas con síntomas sistémicos graves como fiebre, náuseas, pérdida de peso, y en aquellos que no responden a los agentes anti-inflamatorios.
  • Los antibióticos reducen la inflamación indirectamente mediante la reducción de la infección.
  • Los inmunosupresores inhiben al sistema inmunitario.
  • La terapia biológica funciona como inhibidora del Factor de Necrosis Tumoral, lo que también ayuda a reducir la inflamación.

Cuando estos fármacos no tienen éxito en la supresión de la inflamación, una alternativa es la cirugía.

Para los síntomas como diarrea, calambres y distensión abdominal, la medicación generalmente es suficiente. Los agentes antidiarreicos suelen aliviar los síntomas de leves a moderadamente graves.

Las terapias dietéticas, tales como las dietas altas en fibra, bajas en fibra o bajas en grasa, son útiles en algunas personas a corto plazo, pero rara vez son útiles a largo plazo.

De manera general se recomienda no tomar suplementos dietéticos o vitaminas sin antes haberlo consultado con un médico. Muchas personas con la enfermedad de Crohn son intolerantes a la lactosa y por tanto deben evitar los productos lácteos.

Medicamentos para la enfermedad de Crohn

A menudo se utilizan varias combinaciones de estos medicamentos, aunque también pueden indicarse por separado. Pueden tener efectos secundarios, en cuyo caso se requiere un cambio de dosis o la suspensión del medicamento.

Antiinflamatorios:

  • La aspirina o mesalamine (Asacol HD, Rowasa, Lialda, Apriso, Giazo, Canasa) tiende a funcionar mejor en la enfermedad de Crohn que afecta al colon y la parte final del intestino delgado. Está disponible en supositorios rectales y pastillas orales. Su uso a largo plazo puede retrasar las recurrencias de la enfermedad.
  • La sulfasalazina (Azulfidine) tiende a funcionar mejor en la enfermedad de Crohn que afecta principalmente al colon, no funciona en el intestino delgado. El uso a largo plazo por lo general no evita las recurrencias. Durante este tratamiento se debe tomar ácido fólico.

Antibióticos:

  • El metronidazol (Flagyl), además de actuar como antibiótico, tiene propiedades inmunosupresoras y anti-inflamatorias.
  • La ciprofloxacina
  • La tetraciclina

Corticosteroides:

Los corticosteroides probablemente sean los medicamentos que mejor funcionan para tratar la enfermedad de Crohn, ya que ejercen efectos anti-inflamatorios e inmunosupresores. Sólo pueden tomarse por cortos períodos debido a los efectos secundarios potencialmente graves.

  • La prednisona (Deltasone, Orasone, Meticorten)
  • La budesonida actúa en el lado derecho del colon y el intestino delgado.

Inmunosupresores y terapia biológica:

Los inmunosupresores interfieren con el desarrollo de las respuestas inmunológicas. Son una alternativa de tratamiento para las personas cuya enfermedad de Crohn ha recidivado después de la terapia con esteroides.

  • La azatioprina (Imuran) inhibe la respuesta inmune que causa inflamación.

La terapia biológica inhibe el factor de necrosis tumoral.

  • El infliximab (Remicade) es un anticuerpo monoclonal que actúa contra el factor de necrosis tumoral alfa, un producto natural del sistema inmune que promueve la inflamación. Este medicamento se usa para tratar la enfermedad de moderadamente grave a grave, que no mejora con otros medicamentos. Cuando se administra como por vía intravenosa, sus efectos duran aproximadamente 12 semanas.
  • Otros agentes anti-TNF disponibles y aprobados para la enfermedad de Crohn incluyen adalimumab (Humira) y pegol (Cimzia).

La cirugía en la enfermedad de Crohn

La operación más practicada en la enfermedad de Crohn es la eliminación de la parte afectada en el intestino. Esta cirugía generalmente es necesaria en personas que tienen una obstrucción intestinal, ciertos tipos de fistulas y abscesos o síntomas muy graves que no se alivian con medicamentos. La condición puede mejorar, pero no se cura.

Las personas a las que se les ha eliminado una parte de su intestino pueden requerir una ostomía. El intestino normal es unido a una abertura en la parte inferior del abdomen llamada estoma, por donde se expulsaran los desechos hacia el exterior. Estos serán recogidos con una bolsa de ostomía diseñada especialmente para esa función. La ostomía a menudo es nombrada según la parte del intestino implicada, como colostomía o ileostomía.

La enfermedad de Crohn reaparece con frecuencia después de la cirugía. Si se extrae una parte del intestino, la recurrencia suele producirse en el lugar donde se practicó la operación. De ahí que el cuidado y seguimiento después de la cirugía sea tan importante para detectar los primeros signos de recurrencia, incluso cuando el paciente se siente bien. Para evitar nuevos brotes, es común que los pacientes deban continuar el tratamiento después de la cirugía. Estos pacientes pueden experimentar una complicación conocida como síndrome de intestino corto. Irónicamente, los síntomas suelen ser similares a los de la enfermedad de Crohn. Cuando la parte del intestino eliminada es grande, a menudo dependen de la nutrición intravenosa para el resto de sus vidas.

Continúa además en; Endoscopia en la enfermedad de Crohn: información general y La cirugía en la enfermedad de Crohn.

Otras terapias para la enfermedad de Crohn

Los agentes inmunosupresores más nuevos, como el tacrolimus (Prograf) y el micofenolato mofetil (CellCept), así como los productos naturales del sistema inmunológico que combaten la inflamación, se encuentran bajo evaluación para tratar la enfermedad de Crohn.

Abunda más en;

Seguimiento de la enfermedad de Crohn

sistema digestivo

Los pacientes deben visitar a su médico con regularidad para que su condición pueda ser monitoreada, para determinar qué tan bien está funcionando el tratamiento y comprobar si hay recaída o reaparición de los síntomas.

Pronóstico para la enfermedad de Crohn

Las complicaciones intestinales de la enfermedad de Crohn incluyen:

  • Obstrucción intestinal
  • Fístulas
  • Abscesos
  • (Es inusual en la enfermedad de Crohn)
  • Malabsorción. (Resulta en deficiencias nutricionales y diarreas)
  • Enteritis regional aguda
  • (La enfermedad del colon aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de colon)

Aunque la enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica con episodios de remisión y recaídas, las terapias médicas y quirúrgicas adecuadas permiten que las personas afectadas tengan una calidad de vida aceptable.

Vale aclarar que el tratamiento médico se vuelve menos efectivo con el tiempo. Casi dos tercios de las personas con enfermedad de Crohn requieren cirugía en algún momento de su enfermedad. Cuanto más tiempo una persona padezca esta condición, más probabilidades hay de desarrollar complicaciones que pueden ser fatales. El cáncer del tracto digestivo es la principal causa de muerte en las personas con enfermedad de Crohn.

Puedes abundar más en; El cáncer y la enfermedad de Crohn y Las complicaciones de la enfermedad de Crohn.

¿Qué sabes sobre la enfermedad de Crohn?

Realiza este cuestionario y aprende a tomar el control de tu condición.

Grupos de apoyo y asesoría

Vivir con los efectos de la enfermedad de Crohn puede ser difícil. La persona afectada puede sentir frustración, enojo o tristeza. A veces tener a alguien con quien hablar ayuda mucho.

Este es el propósito de los grupos de apoyo, donde las personas se reúnen para hablar, aconsejarse y ayudarse. Estos grupos proporcionan tranquilidad, motivación e inspiración. Allí pueden ver que su situación no es única y eso les da fuerzas para continuar.

Los grupos de apoyo funcionan en persona, por teléfono o por Internet. Para obtener información acerca de ellos, se recomienda preguntar a su proveedor de atención médica o buscar en Internet.

Continúa con más en; Vivir con la enfermedad de Crohn: información general.

Libro GRATIS: "Crohn. La Guía Completa"

libro ... descarga gratuitamente nuestro ebook: "Crohn. La Guía Completa" y descubre como tomar el control real de tu condición.

Utilizando los consejos de mi libro serás capaz de:

  • Conocer todo sobre la enfermedad de Crohn.
  • Aprender sobre la medicina alternativa y los remedios que puedes comenzar a utilizar hoy mismo y desde tu hogar para tratarla.
  • Descubrir los secretos de la dieta y la nutrición para ayudarte a prevenir esos brotes que te afectan.
  • Y más, mucho más.

¿Qué estás esperando?... ¡ES GRATIS!

Enfermedad de Crohn en YouTube

Fuentes y referencias

  • Federación Europea de asociaciones de Crohn y Colitis Ulcerosa (EFCCA)
  • Confederación de asociaciones de enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa de España ( Link )
  • Vivir con la enfermedad de Crohn ( Fundación Americana de Crohn y Colitis, Link)
  • Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Croh y Colitis Ulcerosa | GETECCU