Enfermedades venéreas (Causas, síntomas, tratamientos y remedios)

Las enfermedades venéreas o infecciones de transmisión sexual (ITS) se adquieren generalmente por contacto sexual. Los organismos que causan estas enfermedades pueden transmitirse de persona a persona mediante la sangre, el semen, los fluidos vaginales y otros fluidos corporales. Algunas de ellas también pueden transmitirse no sexualmente, por ejemplo de madre a hijo durante el embarazo y el parto, o a través de transfusiones de sangre o agujas compartidas.

Es posible contraer enfermedades venéreas de personas que aparentan estar perfectamente sanas. De hecho, en ocasiones ni siquiera son conscientes de su enfermedad. Muchas condiciones sexuales no causan síntomas y esa es una de las razones por la que los expertos prefieren el término “infecciones de transmisión sexual” en lugar de “enfermedades de transmisión sexual.”

Síntomas de las enfermedades venéreas

Las enfermedades venéreas causan una serie de signos y síntomas, aunque en ocasiones pueden pasar desapercibidas hasta que ocurren complicaciones o una pareja sexual es diagnosticada. Los signos y síntomas que indican una ITS incluyen:

  • Llagas o lesiones en los genitales, la boca y el recto
  • Dolor o ardor al orinar
  • Secreción en el pene
  • Flujo vaginal inusual o con olor desagradable
  • Sangrado vaginal inusual
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor debido a la inflamación de ganglios linfáticos, particularmente en la ingle
  • Dolor abdominal bajo
  • Erupción cutánea en el tronco, las manos o los pies

Los signos y síntomas pueden aparecer a los pocos días o años después de la exposición, dependiendo del organismo.

Más en; Síntomas más comunes de las enfermedades venéreas.

Cuándo consultar a un médico

Consulte a un médico inmediatamente si:

  • Es sexualmente activo y cree que ha estado expuesto a una enfermedad venérea.
  • Tiene signos y síntomas de una enfermedad venérea.

Más en;

 Cuestionario: La verdad sobre los condones

Realiza este cuestionario y aprende más sobre los preservativos.

Causas de las enfermedades venéreas

Estas enfermedades pueden ser causadas ​​por:

  • Las bacterias (gonorrea, sífilis, clamidia)
  • Los parásitos (tricomoniasis)
  • Los virus (virus del papiloma humano, herpes genital, VIH)

La actividad sexual juega un papel importante en la difusión de muchos otros agentes infecciosos, aunque es posible estar infectado sin tener contacto sexual. Algunos ejemplos incluyen el virus de la hepatitis A, B y C, la Shigella y la Giardia intestinalis.

Factores de riesgo

sexo

Cualquier persona sexualmente activa está en riesgo de exposición ante una enfermedad venérea, pero los factores que pueden aumentar dicho riesgo incluyen:

  • Tener relaciones sexuales sin protección. La penetración vaginal o anal desprotegida durante un encuentro sexual con una persona infectada aumenta significativamente el riesgo de contraer una ITS. El uso inadecuado o inconsistente del condón también puede ser peligroso en este sentido.

El sexo oral es menos arriesgado, pero aun así la infección puede transmitirse sin el uso de un condón de látex o barrera dental.

  • Tener contacto sexual con múltiples parejas. A medida que aumenta el número de parejas sexuales, aumenta el riesgo de exposición.
  • Tener un historial de enfermedades de transmisión sexual. Estar infectado con una ITS facilita el arraigamiento de una segunda enfermedad. Por ejemplo, si una persona está infectada con el virus del herpes, sífilis, gonorrea o clamidia y tiene relaciones sexuales sin protección con una pareja infectada por el VIH, tiene más probabilidades de contraer el VIH.
  • Tener actividad sexual por la fuerza. Sufrir una violación es muy difícil y lamentable, pero es importante ser evaluado por un médico lo antes posible para descartar un posible contagio.
  • Abusar del alcohol o usar drogas recreativas. El abuso de sustancias puede inhibir el juicio de las personas, lo que aumenta la probabilidad de participación en comportamientos riesgosos.
  • Participar en la inyección de drogas. Compartir agujas propaga muchas infecciones graves, como el VIH, la hepatitis B y la hepatitis C. Si se adquiere el VIH mediante una inyección, igualmente se puede transmitir por vía sexual a otras personas.
  • Ser una adolescente. En las adolescentes, el cuello uterino inmaduro está formado por células que cambian constantemente. Estas células inestables hacen que el cuello uterino sea más vulnerables a ciertos organismos de transmisión sexual.

Transmisión de madre a hijo

Ciertas enfermedades venéreas, como la gonorrea, la clamidia, el VIH y la sífilis, pueden transmitirse de una madre infectada a su hijo durante el embarazo o el parto. En los bebés, pueden causar problemas graves e incluso ser fatal. Todas las mujeres embarazadas deben ser examinadas para descartar estas infecciones o ser tratadas en caso de ser necesario.

Más en; ¿Cómo se transmite el VIH?

Complicaciones de las enfermedades venéreas

El tratamiento oportuno puede ayudar a prevenir las complicaciones de algunas enfermedades venéreas. Las posibles complicaciones incluyen:

  • Llagas o bultos en cualquier parte del cuerpo
  • Llagas genitales recurrentes
  • Erupción cutánea generalizada
  • Dolor, enrojecimiento e hinchazón en el escroto
  • Dolor pélvico
  • Pérdida de cabello
  • Complicaciones del embarazo
  • Inflamación de los ojos
  • Artritis
  • Enfermedad inflamatoria pélvica
  • Infertilidad
  • Ciertos tipos de cáncer, como el de cuello uterino asociado al VPH y el cáncer de recto

 Cuestionario: La verdad sobre los condones

Realiza este cuestionario y aprende más sobre los preservativos.

Preparación para una cita médica

Es normal que las personas no se sientan cómodas compartiendo los detalles de sus experiencias sexuales, pero la consulta médica es un lugar donde la información es esencial para obtener una atención adecuada.

A continuación recomendamos varios pasos que le ayudarán a estar mejor preparado antes de la entrevista con el médico.

Lo que puede hacer

  • Esté al tanto de cualquier restricción previa cita. En el momento de hacer la cita, pregunte si hay algo que deba hacer con antelación.
  • Anote los síntomas que está experimentando, incluyendo los que pueden parecer ajenos a la razón por la cual se programó la cita.
  • Haga una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que esté tomando.
  • Anote las preguntas que desea hacerle a su médico. Por ejemplo:
  • ¿Cómo se transmite exactamente mi infección?
  • ¿Tendré que evitar tener hijos en el futuro?
  • Si quedo embarazada, ¿puedo transmitirla a mi bebé?
  • ¿Es posible contagiarme otra vez?
  • ¿Podría haber contraído esta enfermedad de una persona con la que tuve relaciones sexuales una sola vez?
  • Tengo otras condiciones de salud. ¿Cómo puedo manejarlas juntas de la mejor manera?
  • ¿Debo abstenerme de la actividad sexual mientras esté en tratamiento?
  • ¿Mi pareja también necesita ser tratada?

¿Qué esperar de su médico?

Brindarle a su médico el informe completo de los síntomas e historial sexual ayudará a determinar cómo cuidar mejor su salud. Estas son algunas de las preguntas que el doctor puede hacer durante la consulta:

  • ¿Qué síntomas le preocupan? ¿Por cuánto tiempo ha tenido esos síntomas?
  • ¿Es una persona sexualmente activa con hombres, con mujeres o ambos?
  • ¿Tiene una pareja sexual actualmente, o más de una?
  • ¿Cuánto tiempo ha estado con su pareja o parejas actuales?
  • ¿Alguna vez se ha inyectado drogas?
  • ¿Ha tenido relaciones sexuales con una persona que se ha inyectado drogas?
  • ¿Qué método usa para protegerse de las ITS?
  • ¿Qué hace para prevenir el embarazo?
  • ¿Ha sido diagnosticado en algún momento con clamidia, herpes, gonorrea, sífilis o VIH?
  • ¿Alguna vez ha recibido tratamiento para el flujo genital anormal, úlceras genitales, dolor al orinar o una infección en los órganos sexuales?
  • ¿Cuántas parejas sexuales ha tenido en el último año?
  • ¿Con cuántas personas ha tenido relaciones sexuales en los últimos dos meses?
  • ¿Cuándo fue su encuentro sexual más reciente?

Más en; Enfermedades venéreas. Preguntas frecuentes

Pruebas y diagnóstico de las enfermedades venéreas

analisis-sangre

Si sus signos y síntomas actuales sugieren que tiene una enfermedad venérea, las siguientes pruebas de laboratorio pueden identificar la causa exacta del problema.

  • Análisis de sangre. Los análisis de sangre pueden confirmar el diagnóstico del VIH o las etapas avanzadas de la sífilis.
  • Muestras de orina. Algunas enfermedades venéreas pueden ser confirmadas con una muestra de orina.
  • Muestras de fluidos. Si la persona tiene llagas genitales activas y fluidos anormales, se pueden tomar muestras para diagnosticar el tipo de infección responsable.
  • Cribado. Se utiliza para detectar una enfermedad en personas que no tienen síntomas. La mayoría de las veces, la detección de enfermedades venéreas no forma parte de la rutina de exámenes, pero hay excepciones.
  • Mujeres embarazadas: La detección del VIH, hepatitis B, clamidia y sífilis generalmente se lleva a cabo en la primera visita prenatal para todas las mujeres embarazadas. La pruebas de detección de gonorrea y hepatitis C se recomiendan al menos una vez durante el embarazo para las mujeres que tienen un alto riesgo.
  • Mujeres mayores de 21 años: Los expertos recomiendan que a partir de los 21 años, las mujeres se sometan a la prueba de Papanicolaou al menos cada tres años para descartar anomalías del cuello uterino, incluyendo inflamación, cambios precancerosos y cáncer.
  • Hombres que tienen sexo con hombres. En comparación con otros grupos, los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres corren un mayor riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual. Por eso se les recomienda una prueba de cribado anual o más frecuente si es posible. Las pruebas regulares para VIH, sífilis, clamidia y gonorrea también son particularmente importantes. Más en 9 enfermedades venéreas comunes en los hombres: síntomas y tratamientos.
  • Personas con VIH. Cuando se tiene el VIH, aumenta el riesgo de contraer otras ITS. En estos casos se recomiendan las pruebas frecuentes para descartar la sífilis, la gonorrea, la clamidia y el herpes. Las mujeres con VIH pueden desarrollar cáncer cervical agresivo, por lo que deben hacerse pruebas de Papanicolaou dos veces al año para detectar el VPH en el primer año después del diagnóstico y anualmente después del primer año.
  • Personas que tienen una nueva pareja. Antes de tener relaciones sexuales vaginales o anales con una pareja nueva, es recomendable asegurarse de que ambos están sanos sexualmente. Se debe tener en cuenta que no existe una prueba de diagnóstico para el virus del papiloma humano (VPH) en hombres, ni para el herpes genital en ambos sexos. También es posible estar infectado con una enfermedad venérea y aun así obtener un resultado negativo, sobre todo si la persona ha sido infectada recientemente.

Más en;

Tratamientos y drogas

Las enfermedades venéreas causadas por bacterias generalmente son las más fáciles de tratar. Las infecciones virales pueden ser controladas, pero no siempre curadas. El tratamiento suele ser uno de los siguientes, dependiendo de la infección:

  • Antibióticos. Los antibióticos, a menudo en una sola dosis, pueden curar varias enfermedades venéreas bacterianas y parasitarias, incluyendo la gonorrea, sífilis, clamidia y tricomoniasis. Por lo general, la gonorrea y la clamidia se tratan al mismo tiempo, ya que ambas infecciones suelen aparecer juntas.

Una vez que la persona comienza el tratamiento con antibióticos, es crucial terminarlo. Además, es importante no tener relaciones sexuales hasta que se haya completado el ciclo y los síntomas hayan desaparecido.

  • Medicamentos antivirales. Los medicamentos antivirales pueden mantener a las infecciones bajo control y en algunos casos, curarlas. Pero existen virus, como el VIH, que son persistes y aunque se controlen, puede ser transmitidos. Mientras más rápido se inicie el tratamiento, más eficaz será. Si el paciente toma sus medicamentos exactamente como se le indica, es posible bajar el recuento del virus a niveles prácticamente indetectables.

Notificación a la pareja y el tratamiento preventivo

Si las pruebas muestran que la persona tiene una enfermedad venérea, sus parejas sexuales, incluyendo la actual y cualquier otro socio que haya tenido en los últimos tres meses a un año, necesitan ser informadas para que puedan examinarse y recibir tratamiento si están infectadas.

La notificación a la pareja limita efectivamente la propagación de enfermedades, en particular de la sífilis y el VIH. Dado que se puede contraer estas infecciones más de una vez, el tratamiento de la pareja reduce el riesgo de infección recurrente.

Afrontamiento y apoyo

apoyo

Es traumático saber que se tiene una enfermedad venérea. Además de los posibles daños físicos, en muchos casos se experimentan otras pérdidas potenciales, por ejemplo la confianza entre la pareja, los planes para tener hijos y el disfrute pleno de la sexualidad.

He aquí algunos consejos para hacerle frente a una situación como esa:

  • No salte a la conclusión de que su pareja le ha sido infiel. Uno (o ambos) pueden haber sido infectados por una pareja del pasado.
  • Sea sincero con el médico, ya que su trabajo no es juzgar, sino curar y detener la propagación de las enfermedades de transmisión sexual. Cualquier información que usted le diga es confidencial.
  • Póngase en contacto con su departamento de salud. Los departamentos de salud locales mantienen programas especializados que proporcionan servicios de pruebas, tratamiento y asesoría para pacientes con enfermedades venéreas.

 Cuestionario: La verdad sobre los condones

Realiza este cuestionario y aprende más sobre los preservativos.

Prevención de las enfermedades venéreas

Existen varias maneras de evitar o reducir el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual.

  • Abstenerse. La manera más eficaz para evitar enfermedades venéreas es abstenerse de tener relaciones sexuales.
  • Evitar el cambio frecuente de pareja. Otra manera fiable de prevención es permanecer en una relación duradera y mutuamente monógama con una pareja que no esté infectada.
  • Esperar y verificar. Evite el coito vaginal y anal con parejas nuevas hasta que ambos se hayan examinado para las ITS. El sexo oral es menos arriesgado, siempre y cuando se use un condón de látex o barrera dental para evitar el contacto directo entre las membranas mucosas orales y los genitales. Tenga en cuenta que no existe una buena prueba de detección del herpes genital en ambos sexos ni del virus del papiloma humano (VPH) para los hombres.
  • Vacunarse. Vacunarse antes de la exposición sexual también es eficaz en la prevención de ciertos tipos de enfermedades venéreas. Hay vacunas disponibles para prevenir el virus del papiloma humano (VPH), la hepatitis A y la hepatitis B.
  • Usar condones y otros medios de protección consistente y correctamente. Use un nuevo condón para cada acto sexual, ya sea vaginal o anal. Nunca use un lubricante a base de aceite, como la vaselina, con un condón de látex o barrera dental. Los condones elaborados de membranas naturales no son recomendables porque no son tan eficaces en la prevención de infecciones. Tenga en cuenta que aunque los condones reducen el riesgo de exposición a la mayoría de las enfermedades venéreas, proporcionan un menor grado de protección para aquellas que implican lesiones genitales expuestas, como el virus del papiloma humano (VPH) o el herpes. Recuerde que los anticonceptivos orales y los dispositivos intrauterinos no protegen contra las ITS.
  • No beber alcohol en exceso ni consumir drogas. Si una persona está bajo la influencia de estas sustancias, es más propensa a tomar riesgos sexuales.
  • Comunicar. Antes de cualquier contacto sexual, es importante conversar con la pareja acerca de practicar el sexo seguro.
  • Educar a los hijos. Involucrarse en actividades sexuales a una edad temprana tiende a aumentar el número de parejas sexuales y, como resultado, el riesgo de contraer una enfermedad venérea. Biológicamente, las niñas son más susceptibles a las infecciones.

Aunque en muchos casos no se puedan controlar las acciones y decisiones de los preadolescentes, es importante educar y comunicarle a los  hijos cuáles son los riesgos de una actividad sexual precoz, irresponsable y desprotegida.

Más en;

Libro GRATIS: "Enfermedades Venéreas. La Guía Completa"

libro ... descarga gratuitamente nuestro ebook: "Enfermedades Venéreas. La Guía Completa" y descubre cómo tomar el control real de tu condición.

Utilizando los consejos de mi libro serás capaz de:

  • Conocer todo sobre las enfermedades venéreas.
  • Aprender que exámenes médicos necesitas según tus síntomas y condición.
  • Saber que hacer, en cada caso, para encontrar el alivio de tus síntomas, así como las indicaciones de tratamiento que debes seguir.
  • Y más, mucho más.

¿Qué estás esperando?... ¡ES GRATIS!

Fuentes y Referencias

  • OMS Infecciones de transmisión sexual Nota descriptiva Nº110 (enlace)
  • Prevención de las ITS. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España (enlace)